El origen fortificado de la iglesia de Robledo se explica a través de los orígenes del pueblo. Su ubicación en la parte superior del pequeño cerro de la localidad, respondía a la necesidad de dominar la ruta estratégica Ávila-Toledo, antiguo camino real que atravesaba Robledo de norte a sur. Al oeste de la iglesia, se hallaban las tierras abulenses y al este contaba con la protección geográfica natural que le brindan los dos picos que definen el perfil montañoso de Robledo, El Almojón y la Almenara.

La historia de este poblado comienza con la repoblación segoviana, siglos XII y XIII, que incorporaría a Robledo a sus territorios en su búsqueda de tierras y pastos para la alimentación del ganado, quedando ubicado en el límite sur de las tierras segovianas, justo al sur de la sierra de Guadarrama. Robledo se encontraría,  por tanto, en una zona limítrofe entre tierras segovianas y las rivales tierras abulenses, lo que sería una fuente continua de conflicto entre ambos territorios, y lo que en cierto modo, explicaría la tipología de iglesia fortaleza defensiva, que siglos después, a finales del siglo XIV, incorporaría un paso de ronda y su matacán defensivo.

Comments are closed.